envasar al vacío
Producto

¿Por qué envasar al vacío?

El envasado al vacío es una forma efectiva de prolongar la vida útil de un producto y protegerlo contra los elementos externos de la manera más natural.

Al sacar el aire, también se saca el oxígeno. De esta manera evitamos que los microorganismos aeróbicos que se encuentran en el producto fresco lo deterioren.

El envasado al vacío de carnes suprime la mayoría de las bacterias nocivas incluidas en los alimentos.

Al envasar carne de vacuno al vacío la apariencia se torna más oscura, adquiriendo un color rojizo oscuro mate. Al abrir el envase el color retornara a un color rojo más vivo y brillante a medida que la carne se atempera.

Por regla general un envasado al vacío de una carne no tratada y fileteada soporta entre diez y quince días las propiedades del producto fresco dentro del frigorífico. Se amplia dicho plazo algo más en el caso de piezas enteras.

Tres casos concretos en los que podríamos restringir la regla general y queramos evitar en la medida de lo posible percibir un olor desagradable a la hora de sacar el producto de su envase, una de las posibles desventajas de este sistema de envasado respecto al tratamiento con conservantes y aditivos:

  • La Carne picada Al haberse roto toda su estructura muscular su durabilidad en circunstancias normales es de 24 horas. El envase al vacío puede alargar esta vida útil y puede consumirse con total garantías de frescura pasados dos o tres días desde su envasado.
  • La carne de pollo. Es más sensible a contaminarse que la del resto de animales. Por lo que aconsejamos consumirla en un máximo de cinco días si no contiene hueso (pechugas) y en no más de tres días las piezas que contengan hueso.
  • La carne de Cerdo Ibérico. En fresco la grasa del cerdo ibérico es la responsable de que al confinar el producto en vacío desprenda un olor desagradable a la hora de su apertura. Por lo que aconsejamos su consumo antes de los cinco días de su envasado.

Si se decide no consumir el producto antes de las fechas antes mencionadas recomendamos congelar el producto envasado al vacío, lo mejor es hacerlo lo antes posible a poder ser en el mismo momento de la recepción del pedido manteniéndolo entre -18º y -20º de esta manera se prolongara su durabilidad hasta los 6 meses. Para recuperar las propiedades del producto fresco solo se tendrá que ser meticuloso en el proceso de descongelado, haciéndose este de un día para otro en el interior del frigorífico.

Ventajas

Ventajas de envasar al vacío

  1. Alarga la vida útil del producto fresco.
  2. Eliminamos el proceso de oxidación.
  3. Los alimentos son más seguros, evita contactos externos.
  4. Conseguimos mantener la calidad organoléptica de los alimentos (Sabor, Aroma, Textura…)
  5. Permite hacer compras más abultadas, producto fresco bien conservado para usos posteriores. Ahorro de tiempo en compras, al poder hacer estas con menos frecuencia.
  6. Protege de las quemaduras por congelación.
  7. Cuando descongelamos no hay una perdida de peso al no haber deshidratación (entre el 2% y 3%).
  • Mantener el producto fuera del envase entre 10 min y una hora antes de consumirlo o cocinarlo dependiendo del producto que contenga para que se atempere y recupere las propiedades de antes del envasado.
  • Es normal que al abrir el envase que contiene carne fresca desprenda un olor desagradable, que desaparecerá en unos minutos en el proceso de aclimatación del producto. Esto es debido a la acumulación de gases inocuos durante su confinamiento que desprenden un suave olor a acido láctico.

Todos los productos de carne que ofrece Iumm como frescos lo son al 100%, sin ningún tipo de aditivo o conservante.

Todo el producto fresco se entrega en su domicilio envasado al vacío, creemos que tiene muchas más ventajas que inconvenientes .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.